jueves, 10 de marzo de 2011

Aferrándose a una última esperanza

Sin posibilidades de ganar la liga, Dinamo de Kiev y Manchester City se enfrentan en los octavos de final de la Europa League. Pese a seguir vivos en sus respectivas copas nacionales y con opciones reales al título, la Europa League es una competición necesaria, un último recurso tras su floja temporada en liga. A dos equipos a los que se les tiene que exigir el título en sus respectivos países por su plantilla, estando a 12 y 7 puntos de sus respectivos líderes en la liga nacional, la Europa League es la única manera de salvar esta temporada. Y si va acompañado del título de Copa, sobre todo en el caso del Manchester City, mejor.

El nivel de la liga ucraniana está subiendo casi exponencialmente en los últimos años gracias al dinero invertido por varios equipos, sobre todo por las inversiones del Dnipro (equipo de Juande Ramos) y el Metalist Kharkhiv. Algo parecido está pasando con la liga rusa, aunque en Ucrania el dinero parece que se ha empezado a invertir algunos años más tarde, con la excepción del Shakhtar Donetsk. Tras ser una liga dominada por el Dinamo de Kiev en la década de los noventa, no fue hacia los inicios del siglo veintiuno cuando el Shakhtar se empezó a acercar al Dinamo de Kiev.
Ahora, con el Dinamo de Kiev ya con un nivel inferior al del Shakhtar de los brasileños, clasificado para los cuartos de final de esta edición de la Champions League, el Dinamo de Kiev sigue teniendo un buen equipo y posee buenos jugadores para hacer daño al Manchester City. Tiene al veterano Shevchenko -reconvertido y cómodo en una nueva posición cercana a la banda izquierda-, Milevskiy - cuarto máximo goleador entre los jugadores que todavía siguen vivos en la Europa League, séptimo del total -, Yarmolenko, Garmash, Kravets y Zozulya -cuatro de los mejores jugadores de la nueva generación de futbolistas ucranianos, posiblemente estarán en el Europeo sub 21 de Dinamarca que se disputa este junio - o Maksym Koval -un interesantísimo portero joven que, pese a su poca experiencia (del 1992) ha dejado buenas sensaciones.

En los dieciseisavos de final consiguieron ganar cómodamente al Besiktas por un global de 8-1, aunque en el partido de ida (1-4) todos los goles llegaron en jugadas a balón parado. Aunque tenga en su poderoso ataque la mejor de sus armas, la defensa tampoco es floja aunque no ha estado demasiado exigida a lo largo de la temporada. 17 goles encajados en 20 partidos de liga ucraniana no son malas cifras, la tercera mejor de su liga, y en la Europa League han encajado 7 goles en 8 partidos. No son malas cifras, pero podrían ser algo mejores.

Respecto al Manchester City, no hay mucho que contar. Un equipo con un potencial enorme, con mucho dinero y con la mejor plantilla de los 16 equipos restantes de la Europa League. Está obligado a ganar la Europa League y más viendo que el Manchester United, su eterno rival, está a siete puntos. Más allá de su discutido entrenador, Roberto Mancini, y de sus siempre discutidas alineaciones, un equipo que puede jugar con Touré Yayá, Silva, Balotelli, Dzeko y Tévez puede ganar a cualquier equipo. Y si luego puedes escoger una línea de cuatro defensas entre Kompany, Lescott, Kolo Touré, Kolarov, Zabaleta y Boateng, con la portería para Hart, no hay mucho que añadir. Por mucho que se haya llegado a hablar de que si Dzeko y Tévez no pueden jugar juntos o de si Mancini es un entrenador defensivo y conservador, el Manchester City sigue siendo un equipazo, tanto por nombres como por rendimiento real, aunque éste podría (y debería) ser incluso mejor.

Con la Europa League como último recurso, además de la FA Cup en la que sólo el Arsenal o el Manchester United - que se enfrentarán entre ellos en los cuartos de final - parecen los dos únicos equipos capaces de ganar al City, el Manchester City se lo tendrá que jugar todo en esta competición. Tienen mejor equipo que el Dinamo de Kiev, jugador por jugador y línea por línea. Son más fuertes y juegan la vuelta en casa. Pese a que el Dinamo de Kiev es un equipo que les puede hacer bastante daño, no pasar a cuartos de final, e incluso no ganar la competición, sería una decepción mayúscula para el equipo inglés. Hoy, a las 21:05 hora peninsular, tendremos el primer duelo entre ambos equipos. Tocará disfrutar con ellos.

1 comentario:

  1. Pues al final sorpresón en Kiev. Con pie y medio en cuartos...
    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar